Software over the rainbow

desearch and revelopment

Oigo La Radio. Por Fin

Bueno, quizás no en el sentido tradicional del término, me explico.

Me pasa que adoro la música. Algunas músicas. También me pasa que en general me disgusta oir música que no me gusta (lo que no es tan obvio como podía parecer). En palabras del genial Erik Satie “En muchos sitios se ha sustituido el bello y suave silencio con música mala” (la cita es de memoria, de “Memorias de un desmemoriado”).

Esa es la principal razón por la que no escucho la radio: por cada cosa que me interesa he oido 10 (con mucha suerte) que no me interesan.

Sin embargo, es una pena, pues me pierdo una excelente fuente de potenciales descubrimientos. El hecho de que tenga claro lo que no me gusta no significa que no desee conocer música nueva… y ¿qué mejor manera que escuchando música? Al fin y al cabo no sólo de buenas lecturas vive el hombre.

Y esa es la principal razón por la que me encantan dos servicios que he descubierto hace poco: la radio de last.fm y pandora

Last.fm

Last.fm es un servicio gratuito que, mediante la instalación de un plugin en tu reproductor de audio, manda a un servidor datos como el nombre y el artista de cada canción que escuchas. Con los datos que obtiene confecciona diversos charts que te (y les) permiten observar tus hábitos de escucha. Tan sólo por eso, mi perfil de last.fm es una de las páginas que más he visitado desde que me di de alta hace un més. Resulta fascinante verse a uno mismo en forma de lo que oye (además de otros efectos secundarios que me gustaría comentar otro día).

Pero de lo que aquí quiero hablar es del servicio de radio, que me había permanecido oculto hasta hace unos días (yo y mi aversión a instalar programitas). Mediante la instalación de un reproductor adicional, puedes crear una “estación de radio” que tomará los artistas que tú le sugieras:

captura de la interfaz para crear una estación de radio en last.fm

y radiará música similar.

captura de la interfaz del reproductor de radio de last.fm

…y funciona de maravilla. Al tiempo que escribo este post he estado escuchando la estación creada a partir de los artistas que aparecen en la captura, y casi todo lo que he escuchado me ha deleitado: Algunos que frecuento (pan sonic, four tet), viejos conocidos (faust, eric dolphy, pavement), nombres lejanamente familiares (arovane, blonde redhead), desconocidos interesantes (the books) e incluso pequeñas sorpresas (django reinhardt). Por supuesto el sistema es falible y por ahí se han colado the police y los rolling stones, pero nada que un botón skip y un inspirado “ban this track” no puedan solucionar.

Si compras una cuenta pro puedes tener una estación automáticamente creada a partir de tu perfil, hacerla pública y algunas cosas más que espero estar disfrutando en breve :)

Pandora

Con un enfoque diferente, pandora ofrece también un servicio de radio a la carta. El funcionamiento básico es el mismo: sugieres uno o varios artistas y pandora radia música similar.

captura de pantalla de pandora

Sin embargo, en este caso lo que suena se basa en un concienzudo análisis musical que ha realizado el equipo del music genome project, aislando los componentes básicos de miles de canciones (tales como “trippy soundscapes”, “wild sincopated rythms” o “deep synths”) y tocando música similar en estas características a la que tu le sugieras. Las recomendaciones resultan mucho más arriesgadas que las de last.fm, y las listas generadas son más extrañas (en una estación conformada por autechre, stereolab y daedelus sólo conocía a 3 de los 10 artistas que he escuchado). He de reconocer que en pandora suelo utilizar más el botón skip song, pero por la misma razón, los descubrimientos de este servicio resultan más audaces e inesperados.

Dos buenos servicios que recomiendo sin reservas.